Volver a los detalles del artículo La Educación Superior en las cárceles. Los primeros pasos del Ecuador